Creo que estoy llegando.

Creo que estoy llegando
al amanecer de un sueño;
cuando creía ser tu dueño
apareció el sol para borrarlo.

Cuando llegaste de tu bohío,
tus ojos y cuerpo llegaron,
y se llenó de luz y perfume
el corral de mi predio solitario;

con ese olor a ti, a monte y retama,
que mezclaste con el mío in sito;
de romero, tomillo y hierbahuerto, (yerbabuena)
que en simbiosis se unieron y crearon
ese sabor único, nuestro, exquisito,
libado, entre dos corazones amando.

Y fuiste tú la vencedora
de la batalla entre nuestros labios,
porque el aroma que traías  de tu bohío
a monte y retama,
era más fuerte que el mío
de romero, tomillo y hierbahuerto.. (yerbabuena)

me alumbré con luz de tus ojos
con tu mirada llené mi vacío,
y en mi corral quedé dormido
entre tu cuerpo y mis sábanas.


Jecego.